Sé fuerte. Sé bella. Sé tú misma.

Es la hora de reevaluar cuál debería de ser nuestro concepto de “belleza”.

Nos han engañado con tanto físico tonificado en los medios todos los días. Es la hora de reevaluar cuál debería de ser nuestro concepto de “belleza”.

Constantemente estamos expuestos a imágenes de cuerpos tonificados, que no es siempre algo negativo, pero usualmente pueden usarse de una manera engañosa.

Yo creo que existe una manera positiva de ver esas imágenes con personas en forma y saludables. Así como al ver comerciales de comida rápida se nos antojan las comidas poco saludables, el ver imágenes de cuerpos saludables puede motivarnos a levantarnos del sofá y hacer ejercicio.

En mi experiencia, esta motivación inicial enfocada en el físico, puede reemplazarse rápidamente al entender cómo un estilo de vida activo y saludable puede hacerte sentir y lucir mucho mejor.

Con frecuencia, las personas se sienten culpables por dejar que la vanidad los motive, pero no importa cuál es tu fuente de motivación.

Ya sea que te sientes motivada por los beneficios de una vida saludable, por la idea de lograr un físico perfecto, o por la ropa muy linda que puedes lucir al tener una vida activa, ¡está bien!

No necesitas sentirte culpable por las razones que deseas mejorar. Mientras estés tomando pasos positivos para ponerte en forma y saludable, es algo positivo.

Cualquiera que sea tu objetivo general, solo recuerda que la belleza tiene muchas formas y tamaños, y la belleza verdadera es lo que ocurre dentro del cuerpo.

Lo más importante es mantener una composición corporal que esté dentro de un rango saludable y sentirte bien. Y desde luego que combinar tus tenis con la ropa para ejercicios es un beneficio adicional, también.

Como mujeres, debemos apoyar a nuestros amigos que comparten su progreso físico, sentirnos felices por las modelos que aparecen en las portadas de revistas y sentirnos inspiradas por las mujeres que visten ropa fabulosa en el gimnasio.

Siempre recuerda que tu progreso positivo y entusiasmo pueden servir de inspiración para otros. Todas tenemos ciertas áreas del cuerpo que nos hacen sentir frustradas y no te tienes que sentir culpable si tu motivación para actividad física y alimentación saludable viene porque deseas corregir esas áreas problemáticas.

De hecho, esta es una fase pasajera y eventualmente la sensación increíble que tienes al lograr un estilo de vida saludable hará que te olvides de todas estas áreas específicas.

Aquí están algunos consejos que te ayudarán con las áreas problemáticas femeninas mientras mantienes la prioridad para una salud en general:

Perfecciona tu enfoque general: 

Trabaja para mejorar tu nivel físico en general y para incorporar tus objetivos y metas específicas en el plan. El trabajar en tus áreas problemáticas algunas veces a la semana te hará sentir bajo control.

Aumenta tu ejercicio cardiovascular para quemar grasa:

 Los ejercicios cardiovasculares, como correr, andar en bicicleta o nadar queman calorías y, muchas veces, grasa acumulada. Si quieres quemar la grasa de la cadera y los glúteos, asegúrate de participar en alguna actividad cardio.

Recuerda que no puedes decidir de dónde quemará grasa el cuerpo; no existe la reducción de grasa de un área específica. Sin embargo, con 30 a 45 minutos de ejercicio cardio, tres veces a la semana, te ayudará a quemar grasa.

Para que tu ejercicio cardio impacte la parte inferior del cuerpo, intenta correr, escalar o andar en bicicleta.

Desarrolla músculo: 

Si quieres mejorar el tono muscular en la parte inferior del cuerpo, tienes que hacer ejercicios para la parte inferior del cuerpo como parte de tu rutina.

Entre mis ejercicios favoritos para que las caderas y los glúteos están las sentadillas, las estocadas, los saltos y el levantamiento de pesas para las piernas.

Aún si estás tratando de perder peso, el desarrollo muscular es una opción perfecta. Comienza haciendo ejercicios con el peso corporal, y progresa con resistencia con barras o mancuernas. Un buen comienzo serían 30 minutos, tres días a la semana.

Haz cambios pequeños de dieta: 

Una nutrición saludable es uno de los factores más importantes para mejorar el cuerpo. Si quieres aumentar la masa muscular, tienes que consumir suficiente proteína.

Si quieres aumentar la cantidad de ejercicio que haces, tienes que asegurarte de estar bien hidratado y consumir carbohidratos saludables.

Mi consejo personal es escribir todo lo que consumes diariamente para que puedas ver lo que estás ingiriendo.

Haz cambios pequeños para reducir la cantidad de comida chatarra y remplazarla con opciones saludables.

Si te enfocas en las veces que consumes bocadillos, te darás cuenta la cantidad de caloría escondidas que estás consumiendo. Una reducción pequeña de calorías al día puede crear un impacto en la composición corporal a largo plazo.

Mucho antes de que veas resultados, te darás cuenta que el dar pasos pequeños para mejorar el cuerpo aumentará tu autoestima y seguridad.

Siempre recuerda, es crucial deshacerte de toda sensación de culpabilidad que tengas sobre tu salud y físico.

Redactado por Samantha Clayton, AFAA, ISSA. Samantha es VP  de Rendimiento Deportivo y Estado Físico en Herbalife.

Por favor síguenos y dale me gusta:

Deja un comentario